Comienzo 2015 con mi tercera aportación a #12Fotos12Historias. En esta sólo juego con las palabras, en una especie de ejercicio retórico. 

Niebla

Es invierno. Hace frío y la niebla tapa todo menos el bosquecillo de álamos que se alza frente a mí: Todos iguales, todos desnudos, todos oscuros.

Se supone que, en algún lugar, hay un sol, pero sólo me llega la luz residual que deja pasar la niebla y que más que alumbrar parece manchar todo lo que toca. El mundo es blanco, negro y de un gris plano que no deja lugar a los matices.

No hay viento, ni pájaros, ni ruidos. Sólo hay un silencio más propio de los sueños que del mundo real. Y creería estar soñando si no fuese por los mordiscos que me dan la humedad y el frío.

Y aquí estoy yo, aterido y mirando un grupo de árboles que parecen estar más muertos que vivos, hipnotizado por ellos y por esta luz de segunda mano.

Me iría si irme cambiase algo. Fuese donde fuese la niebla siempre me acompañaba. Pero al menos aquí era real.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: