Eduardo Martínez, el Schindler gallego

Entre todo el horror de la Guerra Civil española y de la II Guerra Mundial, surgieron figuras que se enfrentaron en la medida de sus posibilidades a todo lo que les rodeaba. Todos conocemos a Oskar Schindler gracias a la película que rodó Steven Spielberg sobre su obra. Como él, Eduardo Martínez, un médico al que se conoce como el «Schindler gallego», ayudó a prisioneros de Reich que estaban retenidos en España a las órdenes del servicio británico de inteligencia. 

Desde su posición de médico burgués que no era sospechoso de «rojo», siguió trabajando para la Cruz Roja y frecuentó el ambiente elitista del salón Embassy, en Madrid. Allí se reunía una buena parte de la gente bien de la capital española. Y también era el centro de operaciones de la inteligencia británica, que lo utilizaba como tapadera para ayudar a huir a refugiados de los campos de Miranda de Ebro y el Pirineo (algún día habría que hablar de los campos de concentración en España) a través de Gibraltar y Galicia. Es en este punto, la figura de Eduardo Martínez cobra relevancia.

El médico gallego pone su piso de Vigo y su casa de Redondela a disposición de los refugiados antes de que consigan pasar a Portugal. El cruce de la frontera se hacía desde Tui y con la connivencia de los gardinhas portugueses. Otra vía de salida era gracias a los marineros gallegos, especialmente los hermanos Moncho y Faustino Otero, que, en sus dornas, llevaban a los perseguidos hasta los buques de la marina real británica.

Mapa de huida hacia Portugal dibujado por Eduardo Martínez

Mapa de huida hacia Portugal dibujado por Eduardo Martínez

Pero no sólo operaban en Madrid los servicios secretos británicos. La Gestapo también hacía su trabajo desde el Ritz. Y parte de su trabajo consistía en evitar la fuga de prisioneros de guerra. La figura y la labor de Eduardo Martínez empezó a verse amenazada y, utilizando su luna de miel como tapadera, se va de Madrid a Lisboa y, desde allí, al exilio en Londres.

Regresó a Madrid al final de la II Guerra Mundial, donde siguió trabajando para la Cruz Roja hasta su fallecimiento en 1972. La Cruz Roja estima que, a través de la frontera gallega, escaparon a Portugal unas 30.000 personas. Fue condecorado en 1945 con la Medalla al Valor del gobierno británico.

38 años después de su muerte, la Asociación Galega de Amizade con Israel pide al ayuntamiento de Vigo pide una calle y un acto de homenaje en recuerdo de la labor de Eduardo Martínez

Fuentes:
Holocausto en español: Eduardo Martinez, Lalo, un medico español en el MI5
La Segunda Guerra Mundial: Eduardo Martínez Alonso, el Schindler del Miño

Únete a la conversación

2 comentarios

Dejar un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.