En nuestra sociedad, las niñas viven influenciadas por las princesas Disney, las Barbies y, en general, por modelos de belleza y personalidad completamente irreales y simplificadores. No hay inteligencia, ambiciones o actitud en esos ejemplos que las niñas adoptan; sólo encontramos superficialidad, la única ambición es estar mona y no hay más actitud que la de verse bien.

Buscando inspiración para las fotos del quinto cumpleaños de su hija Emma, la fotógrafa Jaime Moore vio que todos los referentes estéticos se ceñían a los mencionados. Modelos que no quería que fuesen los únicos que recibiría su hija. Esto le llevó a pensar en mujeres reales que su hija debería conocer y que le sirviesen de inspiración, «mujeres reales que sin haber conocido a Emma hayan cambiado su vida para mejor». Madre e hija eligieron cinco (la sufragista Susan B. Anthony, la diseñadora de moda Coco Chanel, la aviadora Amelia Earhart, la escritora sordociega Helen Keller y la primatóloga Jane Goodall) y recrearon algunas de las imágenes más representativas de estas mujeres.

El proyecto se llama Not just a girl («No sólo una niña») y el resultado es este:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestras niñas no sólo son niñas, también son médicas, juezas o pilotas en pontencia. Lo que quieran llegar a ser.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: