El análisis heurístico, a vueltas con la usabilidad web

Hace tiempo escribí dos entradas relacionadas con la usabilidad web. El primero de ellos era No me hagas pensar me hizo pensar (relacionado con el famoso libro de Steve Krug) y, el segundo, Diez crímenes contra usabilidad que no debes cometer. Hoy vuelvo a la carga con la usabilidad hablando sobre un tema que me trae de cabeza por razones laborales: el análisis heurístico.

Según la cuarta acepción recogida por la RAE, la que más se ajusta a la materia, heurístico es:

[···] manera de buscar la solución de un problema mediante métodos no rigurosos, como por tanteo, reglas empíricas, etc.

Con esta definición, podría parecer que es como decir «al buen tuntún» o «a ojo de buen cubero», pero no es así. O no del todo.

El análisis heurístico lo lleva a cabo un experto en usabilidad que sigue una lista de comprobaciones normalizada que formula preguntas sobre determinados puntos de la página. Estas cuestiones se estructuran en función de su temática (navegación, ayuda, posibilidades de personalización…). Cada una de las posibles respuestas se puntúa de uno a cinco, donde uno es el peor resultado y cinco es la mayor puntuación posible. Los resultados se suman y el total se divide por el número total de preguntas de ese apartado.

¿Qué puntuación tiene que obtener una página para ser considerada como «usable» (perdón por el palabro)? Lo lógico, desde el punto de vista matemático, sería pensar que a partir de 2,5 ya sería válido, pero, teniendo en cuenta que el cinco queda muy lejos, habría que aspirar a una nota mejor. Pasemos de una escala de 5 a una de 10. Un 2,5 (que parecería suficiente en la escala establecida), se convierte en un 5, un aprobado raspado, lo que significa que tiene tantos aciertos como carencias y mantener eso, creo, no es una buena idea. Entonces, podría decirse, con un 3,5 ya estaría bien, porque sería un notable.

Y sí, podría estar bien, pero, con tantas matemáticas nos estamos olvidando de algo fundamental: lo que se emplea para esta medición son, como dice la RAE, «métodos no rigurosos» y en el caso de la usabilidad, además, con un componente subjetivo muy destacable. ¿Qué quiero decir con esto? Que lo que para mí puede ser un 3,5, para otra persona puede ser un 3 y para una tercera, un 4.

Además de lo antes citado, también hay que tener en cuenta que las variaciones pueden venir dadas por un mayor conocimiento en un área concreta (con lo que siempre se tiende a ser más crítico), con una mayor permisividad ante determinados errores o directamente por un conocimiento previo de la página a estudiar (por lo que el estudio estaría viciado desde el primer momento).

Sin embargo, dado el número de variables que se estudian y se puntúan, lo normal es que el análisis heurístico se ajuste los suficiente a la realidad como para tenerlo en cuenta.

Afortunadamente, los estudios de usabilidad no se centran únicamente en este estudio. El análisis heurístico es como el primer paso a la hora de abordar un estudio de usabilidad. Más adelante se hacen estudios de la competencia y, sobre todo, tests de usuarios (de los que hablaremos otro día).

Únete a la conversación

8 comentarios

  1. hmm, no sé qué heurístico estás realizando, pero al menos los que he visto yo difieren un poco de lo que comentas.

    Los heurísticos normalmente no son análisis, son test. Consta de una serie de preguntas divididas por apartados a los que se responde con un si/no en función de si cumple o no cumple.

    Ejemplo: ¿el buscador está disponible, y visible, en todas las páginas? Sí, si cumple no,si no cumple. No es mucho más.

    Lo que comentas de las puntuaciones es relativo a cada apartado: por ejemplo, en el apartado de diseño gráfico hay 7 síes y 10 noes pues haces el calculo (7/17) y así sacas si «aprueba», «saca notable»….etc.

    Normalmente un heurístico es una herramienta muy facilita y no hace falta ser experto del todo para realizarla. El análisis de experto no es tanto basado en una serie de preguntas sino en un análisis más personal del site

    Un saludo

  2. Afortunadamente (o no) yo no lo estoy realizando, sólo lo sufro 🙂

    La metodología de la que hablo es la que siguieron para la elaboración de este informe en concreto y la que vi en algún otro (y me parece recordar que es la propuesta por Krug en su libro, aunque en esto no me hagas mucho caso).

    En cualquier caso, lo que pretendía decir con esta entrada es precisamente lo que comentas en el último párrafo de tu comentario: que no hace falta ser un experto y que es más algo personal que una ciencia (de ahí que también pusiese la definición de la RAE con eso de «métodos no rigurosos»).

    Y, sobre todo, gracias por tu aportación, Vanesa.

    PD: Lo malo de hacer las cosas a ratos muertos es que al final no dices todo lo que querrías decir ni de la forma en la que querrías decirlo.

  3. hace ya mucho tiempo, no recuerdo cómo es el heuristico que comentas de krug (y ahora paso e googlear :D) . Pero justamente me refería a lo contrario, que aunque no hace falta ser demasiado experto, es una herramienta muy útil porque es un método bastante objetivo…si lo haces como el que te comentaba, de si/no, sin entrar en valoraciones personales, para lo que sí que hace falta un experto

    sólo por aclarar el comentario que no me había quedado muy claro.

    gracias y un saludo!! 😉

  4. Nos puede parecer algo lógico y me atrevería a apelar al llamado y tan falto sentido común. El test heurístico debería ser una checklist (entre otras) que tienes delante cuando desarrollas un proyecto de cero.

    En caso de usarlo en una web ya en uso, el test heurístico no puede ser un documento aislado, debe ser la base para un estudio de usabilidad más profundo.

    No podemos dar por aprobado o suspendido un sitio web basándonos en respuestas si/no o puntuando del 1 al 5.

    En fin totalmente de acuerdo con tu post.

    Saludos,

  5. La aclaración está bien hecha, Vanesa. Si no la entendí mal, lo que quieres decir es que siguiendo esa lista (la checklist que menciona Aina en su comentario) cualquiera con unos conocimientos puede hacerlo. Y tienes razón.

    El problema viene cuando hay que recurrir al sentido común del que habla Aina: y ese sentido común no abunda, precisamente.

    En cualquier caso, creo que todos estamos de acuerdo en que no hay que fiarlo todo al heurístico (y menos cuando la página ya está lanzada), si no que hay que recurrir a otras herramientas.

    Gracias a ambas por vuestras aportaciones.

  6. O sea, que en el análisis heurístico por más que se cumplan las preguntas standard para saber si esta o no aprovado, hay un margen de error que solo depende de los usuarios que utilizan ese sitio web!!! ?

    Bien se comprende que, mientras más cerca de punto 5, mayor sera la usabilidad.

    Saludos…

    David Martinez, Faculta La Metro – Córdoba, Arg.

    1. Efectivamente. Por mejor hecha que esté una web y por más cuidada que esté la usabilidad, siempre hay margen para la frustración del usuario. Eso no quiere decir, que se pueda descuidar, más bien todo lo contrario: hay que reducir al máximo la frustración generada al usuario por las dificultades que se pueda encontrar a la hora de utilizar nuestra página.

Dejar un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.