Aunque haya llegado tarde, esta es mi aportación de febrero a #12Fotos12Historias (la cuarta, ya). No sé si estilísticamente merecerá la pena o no, pero, bueno, aunque sea como mal ejemplo, para algo valdrá.

La escala del mundo

Mucha gente, cuando les muestras las dimensiones del universo, tiene la misma reacción: «¡Somos insignificantes!». Pero, ¿realmente debemos medir nuestra relevancia utilizando únicamente una escala métrica? ¿Por qué lo grande nos impresiona y obviamos lo pequeño?

Las grandes cifras nos avasallan, hacen que perdamos la capacidad de fijarnos en los detalles más próximos y en su belleza. Porque hay belleza en los detalles. Muchas veces oculta, otras veces disimulada, pero, en la mayoría de los casos, simplemente pasada por alto.

Como esta flor de almendro, un pequeño y hermoso universo. El terciopelo blanco y brillante de los pétalos, el fuego rosa y amarillo de los estambres, el último sol de la tarde dando luz y vida al conjunto, el olor a miel que la rodea.

Acerquémonos, olvidémonos de las distancias y busquemos la belleza. Cambiemos la escala en la que medimos el mundo.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: