Sindicato Unificado de Policía - SUP

Compañerismo, corporativismo y buenas prácticas policiales

Ya lo decía en Facebook, el nuevo comunicado del SUP (Sindicato Unificado de Policía), titulado “Compañerismo, corporativismo y buenas prácticas policiales”, Me recuerda a cuando los profesores pedían a los alumnos que confesasen quién había hecho alguna trastada. El tono, como el de los profesores, es ligeramente paternalista, pero me parece adecuado porque, en este caso, el profesor es uno de los alumnos.

El buen compañerismo entre profesionales de la Policía debe asentarse en el cumplimiento de estos principios [jurar o prometer cumplir la Constitución], pues quien los incumple no es digno de ese compañerismo y cualquier apoyo pasa a ser impropio, corporativista (abuso de solidaridad entre los miembros de una corporación) y contraviene las leyes que nos legitiman para tener el monopolio de la fuerza.

El SUP reclama, pues, que no se encubra a los policías que “han actuado extralimitándose”, ya que este falso compañerismo y esos “golpes innecesarios que se han difundido profusamente por la Red son una mancha sobre la Policía, sobre las UIPs y sobre los policías” y acabarán derivando en “denuncias falsas y sin pruebas que serán investigadas solo por la actuación de este (o estos) compañeros”.

El comunicado recalca que los antidisturbios “llevarán durante mucho tiempo el estigma de esos golpes excesivos y a destiempo, sin razón alguna, y serán objeto de más agresividad que antes”. También ejemplifican la actuación deseada:

Un miembro de la UIP, en el caso concreto de la agresión a la mujer y al periodista, si ha sido insultado puede identificar, y su hay resistencia, detener, pero no dar golpes como si fuera un pandillero agrediendo al rival. Eso es un abuso y es inaceptable desde cualquier planteamiento profesional.

Cuando menciona el caso de una mujer que supuestamente se orinó en las botas de un policía (agresión de la que incluso el SUP duda, diciendo que “aquí también circulan leyendas urbanas”) añade (aquí ya no hay tono paternal, aviso):

Digámoslo claro para que nos entendamos todo/as: si cuando se produce esa agresión de la orina el compañero responde con un “gomazo” en salva sea la parte de la guarra, el SUP lo defiende. Pero si la identifica y detiene, todavía mejor. Soportar eso para luego ir dando hostias por la calle no es aceptable ni tiene defensa posible.

El SUP pide que se investigue, que se aclaren los hechos y que se depuren responsabilidades, si llegas el caso, “aunque el daño ya está hecho”.

Podéis leer la nota completa en Compañerismo, corporativismo y buenas prácticas policiales.

2 pensamientos en “Compañerismo, corporativismo y buenas prácticas policiales”

  1. Manuel Rivas, no te mojas mucho en ese comunicado del SUP que no tiene por dónde cogerse. ¡Qué demócratas y filantrópicos “nuestros” policías!
    No les duelen nada los palos injustificados y desproporcionados que reciben muchos ciudadanos (es natural). Lo que les duele es que se sepa, que se cunda, que se derrame la mancha negra a todos los efectivos de todas las policías (guardiaserviles incluidos). ¡¡Qué lindo!!
    Si no hubiera cámaras, si no hubiera periodistas, si no se divulgaran masivamente las cabronadas que cometen algunos de sus compañeros pendencieros y violentos, ¡¡qué *extraordinaria placidez*!!

    Ese tema da para mucho, mucho, muchísimo. Yo lo tengo colocado recientemente en los últimos artículos de mi blog:
    http://bargas-la-sagra.blogspot.com/2011/08/policia-y-violencia_16.html
    http://bargas-la-sagra.blogspot.com/2011/08/policia-y-violencia_21.html
    http://bargas-la-sagra.blogspot.com/2011/08/policia-y-violencia-e.html

    Salud y democracia real ya,

    1. Sí, es cierto. No me mojo ni mucho ni poco y a lo mejor (seguro) peco de aséptico. Bastante caldeados están los ánimos como para tratar de apagar el fuego con gasolina.

      En lo que sí que estoy de acuerdo contigo es en que, si no llega a ser por las cámaras de los móviles, no estaríamos hablando de nada de esto. Sólo se hablaría de que unos perroflautas quisieron pegar o pegaron a esos niños tan buenos que vinieron a ver al papa y, claro, la Policía Nacional no tuvo más remedio que intervenir utilizando una fuerza proporcional.

      Bendita tecnología :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>