Diez años no son nada

Diez años no son nada. Hace diez años ya estaba trabajando y viviendo con la que ahora es mi mujer. En diez años cambié una vez de casa, de coche y de trabajo. Tuve dos tres ordenadores  de sobremesa y dos portátiles. Pasé de un coche prestado a un Ibiza y a un Prius. Tuve […]