Cómo cambió mi forma de navegar por internet a lo largo de los años

El otro día Yahoo! me envió un correo diciendo que, como hace 13 años que tengo un correo electrónico con ellos (juraría que eran 15, pero mi memoria se engaña y las bases de datos no olvidan nunca, así que será verdad), podía probar la nueva versión de su webmail antes de su lanzamiento.

Cómo cambió mi forma de navegar por internet a lo largo de los años

Este hecho me llevó a pensar en cómo había cambiado, no ya internet, si no mi forma de utilizarla. Así que hice un listado de las etapas de mi evolución como usuario de internet:

  • Chat. En los primeros tiempos de internet en España, allá por el año 1996, no había demasiados contenidos que mereciesen la pena o que despertasen mi curiosidad, así que casi toda mi actividad en la red se reducía a hablar de temas intrascendentes o a jugar al Trivial en una sala de chat.
  • Correo. Fue una transición rápida. Con el tiempo, empecé a descubrir cosas que sí que me interesaban gracias a que mis dos o tres amigos con correo electrónico me las hacían llegar. De este modo, pasé rápidamente a la siguiente fase.
  • Buscadores. En vista de que sí había cosas que merecían la pena en internet, me decidí a buscarlas por mí mismo. Ahí descubrí Yahoo!, Altavista, Terra, Hispavista… que me ayudaban a localizar los contenidos más relevantes para mí (ojo, Google todavía no existía).
  • Geocities. Como el roce hace el cariño, le cogí el gusto a Yahoo! y, por ende, a Geocities. Allí me hice dos páginas con los pocos conocimientos de HTML que tenía y la inestimable ayuda del Dreamweaver. Una de ellas, sobre leyendas de Galicia, desapareció. La otra, la recuperé y era un sitio sobre las Cousas de Castelao.
  • Favoritos. Me fui haciendo mis listados de sitios útiles, interesantes o curiosos. Fundamentalmente los usaba en el trabajo (ver mis listados de favoritos cuando trabajaba en As.com era de hacer sangrar los ojos).
  • Feeds. El descubrimiento de la década pasada. Cuando conseguí comprender cómo funcionaban los feeds (con sus XML y demás zarandajas) comencé a probar diferentes servicios. El primero fue Feedburner, que era una aplicación de escritorio que no sincronizaba distintos equipos. La dejé en beneficio de Bloglines, que acabó dejando el paso a Google Reader. Como consecuencia, terminé por dejar de usar los favoritos salvo para cuestiones de trabajo (todos los que conozcan las insufribles URLs internas para la gestión de contenidos me comprenderán).
  • Redes sociales. Fundamentalmente Facebook y Twitter. Y no necesariamente en ese orden. Hizo que mi navegación diese un giro drástico. De hecho, ya casi no lo hago. Entre los enlaces que me llegan de aquí y los que tengo en el Reader, apenas utilizo los buscadores. Evidentemente sigo utilizándolos, pero de una forma casi residual.
  • Blogs. Están al final, pero no por que sean la última fase, si no porque fue constante a lo largo de casi todas las últimas fases. Eso sí, en distintos blogs, algunos simultáneos, otros sucesivos, hasta llegar a este, que parece el definitivo.

No sé si fue una evolución normal o no. A mí, mirando hacia atrás, me parece bastante razonable para alguien con un perfil como el mío.

¿Alguien se anima a comentar cómo fue su vida en internet?

Únete a la conversación

3 comentarios

  1. Más o menos igual, pero incluyendo la etapa «foros» ese mundo paralelo. Pero empezando por correo electrónico y las news. Mejor no hablamos de Gopher. Y los rss no se leen en el firefox directamente, mira que la gente creo que se complica la vida.

    1. En mi caso los foros no fueron ni transicionales. En el mejor de los casos, fueron complementos a sitios de fotografía como Focofijo o Flickr, pero nada más. Nunca fui muy aficionado a ellos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.