España no apuesta por la ciencia

Sin ser Nostradamus, un profeta bíblico o conocedor de las artes arcanas, auguro un futuro negro para la ciencia en España. La llamada «fuga de cerebros» no es nueva, como tampoco lo es la falta de interés de la población en general en los temas relacionados con la cultura, la educación o la ciencia.

Los últimos presupuestos del Estado redujeron las partidas para I+D y, además, no ejecutaron el 100% de dichas partidas (según declara Joan Guinovart, presidente de la Confederación Española de Sociedades Científicas, a La Voz de Galicia se redujeron un 13% y sólo se ejecutó el 78% de lo presupuestado). Así, es normal que, como dice Guinovart, «España da al mundo la imagen de que deja de apostar por el I+D».

Consecuencia: España pierde el telescopio más grande del mundo.

Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.