Mourinho o cómo aburrir a las ovejas

Hacía tiempo que no me aburría tanto viendo un partido de fútbol. Desafortunadamente, a mí no me afectó la «potente señal de origen desconocido» que impidió que Telemadrid pudiese emitir correctamente el partido. Así que lo vi.

[NOTA: Que conste que esto no es una crónica, sólo unas pequeñas apreciaciones personales]

El Inter jugó (o algo) con orden, centrándose en el trabajo colectivo, la disciplina y la sangre fría, que no es poco. Pero no intentaron nada en ataque. Sacaban el balón de portería directamente fuera, como si fuese un partido de rugby y tratasen de ganar metros, pero sin presionar la salida del balón del Barcelona. ¡Si Eto’o estuvo jugando de lateral derecho!

Los locales se resumen en una palabra: Piqué. Fue el mejor de los de Guardiola, metió el gol (en posible fuera de juego) que dio esperanza al barcelonismo, subió el balón y no falló en las pocas ocasiones en las que tuvo que ejercer de defensa.

Pero la final es para el Inter de Mourinho. Y menos mal que es a partido único. Si hubiese ida y vuelta juro que ya no la vería. Qué sopor, madre mía.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.