El otro día me preguntaba qué pasa con el BNG, porque me preocupaba la posibilidad de una escisión protagonizada por Encontro Irmandiño y Máis Galiza. Hoy, parte de esa fractura del nacionalismo es una realidad con la decisión tomada por la asamblea nacional de EI. La formación dirigida por Xosé Manuel Beiras ha decidido separarse del BNG y tomar su propio camino. Acto seguido, dentro del Bloque se han alzado voces muy críticas contra Beiras.

Xosé Manuel Beiras

Y, me pregunto, ¿qué hizo Beiras para merecerse esta despedida? Defender una idea de Galicia, que prácticamente fue la única no centralista, desde la clandestinidad (cuando había dictadura) hasta la legalidad; fue uno de los fundadores del PSG (1963) y del BNG (1982); fue el protagonista de la oposición más cruda durante los peores años del fraguismo; gracias a él en Madrid se perdió buena parte del mito del gallego de cerviz doblada; siempre fue crítico, con los gobiernos del PP, con los de Madrid, con su partido y consigo mismo; supuso un símbolo para la juventud gallega descontenta con los partidos nacionales con representación en Galicia; cuando el BNG perdió apoyos populares pidió cambios en la organización para recuperarlos…

Pero, aparte de esto, ¿qué hizo Beiras por el BNG? Por las críticas recibidas, parece que nada. Salvando las distancias me recuerda a esta escena de La vida de Brian:

En definitiva, parece que lo único que hice Beiras por el Bloque agarrarse una pataleta porque no ganó en la última asamblea nacional y, a raíz de eso marcharse. Si tantas críticas merece, si se había convertido en un enemigo del BNG dentro del BNG, ¿por qué no recurrimos al viejo refrán de «a enemigo que huye, puente de plata?


ACTUALIZACIÓN: Aunque para muchos la escena de La vida de Brian que más se ajustará será esta otra:

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Ocurre que, se pongan como se pongan, Beiras es el máximo exponente del galleguismo de izquierdas desde Castelao. Nadie a lo largo de la singladura del BNG esta a su altura intelectual (dicho esto con todo el respeto hacia el resto). Pero también ocurre que más allá del gran número de grupos y grupúsculos dentro de la organización uno de los problemas es que, usando una comparación con la política catalana, para entendernos aquí las sensibilidades ideológicas que allí representan Iniciativa y ERC forman parte del mismo partido y eso genera tensiones. Por otro lado, el monolitismo y rigidez disciplinaria de UPG (me recuerda a los problemas que se generan con el PCE dentro de Izquierda Unida) y cierto complejo de superioridad de Beiras (uno puede ser el más brillante pero actuar así crea problemas con los demás, lógicamente) añadido a lo anterior da como resultado que ahora resulta que el Bloque ya no es un bloque.
    En definitiva, ¿cuál es problema de todo esto? Que como empecemos a dividirnos en varios partidos poco futuro nos espera. A nosotros como representación política de la izquierda y a Galicia como país.

    1. Hola, Tocorromo

      Así es como veo yo el asunto. En cuanto a reconocimiento, Beiras es al nacionalismo gallego lo que fue Pujol al catalán, Arzalluz al vasco o Fraga al PP.

      Además, como bien dices, apenas hay políticos (dentro y fuera del BNG) que puedan compararse con Beiras. En su contra, habría que decir que muchas veces peca de divo, consciente como es de esa superioridad, lo que, lógicamente genera tensiones.

      Comparto tu análisis.

Deja un comentario

Responder a Manuel Rivas Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: