Hace tres años (¿ya?) escribí una entrada sobre Talabarte en el que hablaba de música tradicional contemporánea y decía que sería la música tradicional que se haría ahora si no hubiese música tradicional anterior.

Más tarde, Cristina Pato sacó su disco Migrations que seguía un camino similar que, explicado un poco a lo bruto, era como si la música gallega hubiese tenido un hijo con el tango y lo hubiesen criado en Nueva York sin que perdiese sus raíces mestizas. Sí, sé que suena raro, pero es un experimento muy interesante y muy recomendable, aunque a veces roce lo desconcertante.

Escuché ambos discos decenas de veces y, cuanto más sonaban, más me afirmaba en lo que pensaba. Sin embargo… 

Portada del disco 'Tango: Hora Cero', de Astor Piazzolla
Portada del disco ‘Tango: Hora Cero’, de Astor Piazzolla

Sin embargo, hace poco, en una conversación con Kepa Junkera, descubrí a Astor Piazzolla y su Tango: Hora Cero. Lo compré (sí, aún compro discos, aunque sea en formato digital), lo escuché y cambié radicalmente mi punto de vista desde la primera canción: El disco de Pato y, sobre todo, el de Talabarte son herederos del trabajo de Piazzolla. Renovación de la tradición respetando las raíces y búsqueda de un mestizaje que convierta lo local en universal ayudados de una sólida formación musical.

Tango: Hora Cero, grabado en 1986 con el Quinteto Nuevo Tango, es simplemente increíble. Da igual que no te guste el tango; da igual que no sepas nada sobre este tipo de música;  da igual que tengas prejuicios y lo enquistados que puedas tenerlos. Escúchalo. Es mucho más que tango: es música con mayúsculas.

En este álbum de Piazzolla encontrarás la tradición platense con un baño académico que hace que la música popular aparezca reverdecida, más natural y, a la vez, más artificiosa (que no artificial). El tango, sin traicionar sus orígenes, se convierte en una música universal. Pero no sólo hay influencia de la música clásica contemporánea (Bartók, por ejemplo) en sus composiciones, también hay jazz y hasta una pizca de rock and roll.

Si, pese a todo, los prejuicios hacen que te cueste acercarte a este disco, sólo te diré una cosa más: Astor Piazzolla está considerado como uno de los mejores músicos del siglo XX. Dale una oportunidad y no te arrepentirás. Te lo prometo.

Canciones de Tango: Hora cero

  1. Tanguedia III – 4:39
  2. Milonga del ángel – 6:31
  3. Concierto para quinteto – 9:06
  4. Milonga loca – 3:09
  5. Michelangelo ’70 – 2:52
  6. Contrabajissimo – 10:19
  7. Mumuki – 9:33

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: