Mar Barcón tiene sus raíces en Ortigueira, como la mitad del que suscribe, pero está afincada en Coruña desde pequeña. Se confiesa apasionada por la política desde que iba al instituto. Inmersa en el PSOE coruñés, publicó recientemente en su blog la entrada 18 diputados, una crítica muy dura hacia su partido tras la debacle electoral del PSdeG, aunque ella prefiere hablar de «autocrítica». 

Pasó más de una semana tras las elecciones gallegas que otorgaron al PSdeG los mismos diputados que en 1997, pero con 100.000 votos menos. Mar Barcón, portavoz y secretaria general del PSdeG-PSOE en Coruña (donde ocupó las concejalías de Servicios Sociales y Urbanismo), se prestó a responderme a unas cuantas preguntas.

El PSdeG tras el 21-O

Insistes en decir que tu última entrada es «autocrítica» y no una crítica al aparato del PSdeG. Sin embargo, no vi esa actitud en otros miembros de tu partido ¿hasta qué punto un comentario personal puede ser considerado autocrítica del partido? ¿O consideras que todos los cargos tienen culpa de los malos resultados del 21-O?
Mar Barcón

Creo que todo el Partido debe hacer autocrítica, aunque, como es normal, las responsabilidades sean distintas. Quienes están en la dirección gallega y en las direcciones provinciales –al menos en algunas- asumieron en primera persona todas las decisiones estratégicas desde hace meses: programa, discurso, candidato, candidaturas… por tanto su responsabilidad sobre los resultados es evidente. Pero también creo que debemos ser conscientes de que más allá de los problemas concretos e intransferibles del PSdeG, el socialismo español tiene pendiente adecuar sus respuestas y sus propuestas a lo que la sociedad precisa. Ese es el debate de fondo.

Los comentarios que haces sobre tu partido son tan duros como necesarios, pero ¿cómo crees que se recibirá entre tus compañeros de partido?

Creo que no hay motivo para que se reciban mal. Si por algo nos hemos distinguido siempre los socialistas es por la autocrítica. Esconder la cabeza o hurtar el debate nunca ha servido de nada. Y menos ahora.

No soy afiliado del PSOE, ni siquiera soy simpatizante o votante, pero no me gusta ver a un partido con la importancia histórica y electoral del PSOE pierde el apoyo de los ciudadanos sin hacer nada para evitarlo. ¿Hay algún movimiento real dentro del partido para solucionar esta situación o es sólo una pose?

Creo que somos muchos –la mayoría, diría yo- quienes nos damos cuenta de la trascendencia del momento que vive el socialismo, de nuestra responsabilidad histórica y de la obligación que tenemos de acertar en la salida.

Hay muchas voces, generalmente fuera del PSOE, que se plantean la necesidad de que Pachi Vázquez dimita, ¿qué sería electoralmente más rentable? ¿La continuidad de Pachi o su sustitución por Caamaño, Blanco o algún otro? Esto mismo es extensible a Patxi López y a Rubalcaba.

Tras los resultados es normal que quienes tomaron todas las decisiones asuman las responsabilidades. Otra cosa no sería entendida por la militancia ni por los ciudadanos. No se trata de “rodar cabezas”, se trata de que por el camino que se eligió sólo se va a la derrota, por tanto hay que variarlo y eso incluye a los responsables. En lo que concierne a nombres alternativos, no parece que quienes tienen responsabilidades provinciales y fueron copartícipes de las decisiones tomadas, sean el relevo necesario. En todo caso, antes de poner nombres encima de la mesa, conviene –al menos- proponer una ruta.

También hay quien dice que serás candidata, ¿te ves en ese puesto?

Yo, de momento, sólo me veo en Coruña.

¿Cuál crees que debería ser el cambio más urgente que debe abordar el PSdeG? ¿Debería ser estructural, de discurso, ideológico…?

No creo que sea un “cambio ideológico”, sino que debemos adaptar los principios y valores a las necesidades y situaciones actuales. Por tanto urge elaborar ese discurso que, desde los principios de igualdad, justicia y solidaridad, aporten soluciones o alternativas a las políticas económicas neoliberales y a la demolición del Estado del Bienestar. Y para sustentar un nuevo discurso es imprescindible también adecuar las estructuras organizativas, del partido, a la sociedad actual. La organización es una herramienta y no puede estar oxidada.

¿Debería el PSdeG seguir el ejemplo del PSC y convertirse en marca propia? ¿Crees que así se podrían ganar más apoyos entre los galeguistas izquierdas y de centro que no se sienten representando ni por el PSOE ni por los partidos nacionalistas?

Yo siempre me he sentido cómoda en el PSdeG y no creo que haya que salir corriendo siguiendo la estela de otras federaciones. En todo caso, el PSdeG tiene “marca” propia y su defensa del galleguismo, la importancia del mismo en su ideario y en sus prioridades políticas es reconocido y reconocible. Desde la defensa del Estatuto a su implantación territorial, todo demuestra –si fuese preciso- la vocación del PSdeG como fuerza central en la sociedad gallega y la incorporación plena del galleguismo a su ideario.

Tradicionalmente en Galicia las figuras de la cultura se alinean con el PSOE y el BNG, ¿por qué crees que en estas últimas elecciones se hayan presentado casi como imagen de AGE?

Creo que tanto la figura de Beiras, su relación personal y la de muchos de los miembros de Anova con estos referentes del mundo de la cultura, y la frescura y potencia de su discurso, fueron las claves para el apoyo de personas relevantes social y culturalmente.

Supongo que hablar de otros partidos teniendo el propio en pleno proceso de autocrítica es un poco atrevido, pero ¿ves a Feijóo como sustituto de Rajoy? Es un rumor cada vez más recurrente.

No me gusta mucho hablar de los procesos internos de otros Partidos, pero Feijóo es el presidente de Galicia así que sus decisiones afectan a los gallegos. Yo no sé si aspira a suceder a Rajoy o no, lo que sé es que en la anterior legislatura pasó más tiempo fuera de Galicia que aquí y que en los últimos días ha insistido en desmarcarse de las declaraciones y posiciones de miembros del Gobierno de Rajoy y además lo ha hecho de manera ostensible.

Mar Barcón

Crisis en el PSOE

Da la impresión de que las bases del PSOE no tienen importancia dentro del partido más allá de pagar las cuotas y hacer proselitismo durante la campaña electoral, ¿qué cambios debería hacer el aparato del partido para darle más voz? Parece que sólo las primarias no es suficiente.

Naturalmente, las primarias son importantes pero no lo único. Incrementar los canales de participación: cibermilitancia, listas desbloqueadas, limitación de mandatos, relación directa con el electorado… son algunas de las posibilidades.

Hay quien dice que los batacazos electorales del PSOE en Galicia y Euskadi, lastrará a Rubalcaba, ¿de verdad nadie dentro del partido se planteó que haya sido Rubalcaba quien lastró los resultados de las últimas autonómicas? ¿Hay voces críticas dentro del partido?

Es obvio que ha habido estos días mucho “ruido” en torno a la dirección federal y al liderazgo de Rubalcaba. No es fácil hacer oposición en este momento por tanto es imprescindible celebrar cuanto antes la conferencia política, procurar un rearme en nuestro discurso, afinar en las propuestas y encarar cuanto antes la precampaña de municipales y generales, incluyendo la elección de los candidatos. Eso sin dejar de lado que en el momento actual, con un posible rescate a la puerta, la defensa de los intereses de los trabajadores y sus familias, descansa en las fuerzas de la izquierda. No podemos dejarnos arrastrar por un discurso conservador en lo político y ultraliberal en lo económico, que recorre toda Europa. Mucha gente depende de nosotros, de lo que digamos, de lo que dejemos hacer o no, de lo que acordemos o no.

Elecciones catalanas

¿Cómo crees que le irá al PSC el 25-N? ¿Influirán los malos resultados en Galicia y Euskadi en los votantes catalanes?

No creo que los resultados de Galicia o Euskadi influyan. De hecho creo que Galicia y Euskadi tienen dos lecturas distintas también. En todo caso, me temo que no serán buenos los resultados. Más por errores propios, que por otra cosa. Da la impresión de que nos hemos ido quedando sin espacio en Cataluña y, por cierto, es de lo más preocupante tanto para el PSOE, como para España y para la propia Cataluña. Y, como es obvio, no me refiero al aspecto electoral.

¿Qué crees que pesará más en el electorado catalán: el populismo nacionalista (o nacionalismo populista, no lo tengo claro) de Mas o su política de recortes?

De momento de los recortes de Mas no se habla ni de su connivencia con las políticas económicas y antisociales del PP. Mas tiene suerte que apenas se oyen voces que le llamen por su nombre: CiU es la derecha pura y dura.

En las últimas encuestas del CIS, los resultados dicen que, para una gran parte de la ciudadanía, los políticos son un problema. Y el porcentaje de la población que lo piensa va en aumento, como es lógico esto afecta más a los partidos mayoritarios, ¿a qué crees que se debe esta desafección ciudadana?

Con toda seguridad gran parte de esa desafección es responsabilidad nuestra, de quienes nos dedicamos a la política. Ha habido relajación ética en muchas conductas y no nos dimos cuenta de que conforme la crisis se iba haciendo más presente, si no éramos capaces de dar soluciones a los problemas reales de la gente, pasaríamos a formar parte de los mismos. Así fue y ahora hay sentimientos de frialdad y desafección hacia los políticos que son difíciles de contrarrestar en todo caso, debemos evitar que el rechazo a quienes ejercemos la política se convierta en rechazo a la política o a un sistema democrático que, siendo mejorable, es el mejor que hemos conocido. Lo peor que podría suceder es que personas indignadas o que protestan de buena fe colaborasen en un discurso anti-sistema interesado por aquellos que intentan demonizar la política para sacar provecho. Recordemos los noventa, cuando al calor del rechazo de los políticos surgió toda aquella gente que nos iba a salvar: Jesús Gil, Julián Muñoz…. los “no políticos”, vaya…

El sistema electoral que tenemos (circunscripciones, Ley D’Hont, listas cerradas…) se aprobó en la transición porque era, por decirlo de alguna forma, un «mal menor». 35 años después de las primeras elecciones tras la dictadura, ¿no debería cambiarse este sistema por otro más representativo?

Podría hacerse si hay un gran acuerdo entre partidos políticos. En todo caso, con este sistema los partidos actuales y los ya desaparecidos (AP, CDS, UCD…) obtuvieron representación distinta según el momento electoral que vivían. Todos los sistemas tienen pros y contras, en todo caso siempre es deseable la búsqueda de la mayor representatividad y que los ciudadanos vean reflejado en las Cámaras su voto. Peor no pensemos que hay sistemas perfectos, porque no es cierto. Y tampoco pensemos que otro sistema electoral nos convertiría en mejores: lo que haya que mejorar en la política española debemos mejorarlo las personas que nos dedicamos a ella y las organizaciones políticas. Si no somos conscientes de esta responsabilidad, mal vamos.

Olvídate de la política y dime, ¿como médico qué opinas sobre los recortes en sanidad? ¿Y los de educación como madre?

Como política, como médico, como madre, como ciudadana.. pensar que podemos solucionar la crisis económica recortando en los servicios que sustentan derechos como la educación o la sanidad es un error garrafal. En realidad, el PP no toma sólo decisiones económicas sino ideológicas, siguiendo una ruta precisa que pude llegar a cambiar el tipo de sociedad que tenemos. No se está “recortando” en sanidad; se está modificando un modelo universal público y sustituyéndolo por uno de seguros – cada uno tendrá derecho a aquellos servicios por los que paga- y beneficencia. No estamos “recortando” en educación pública; se está dirigiendo a un sistema “bipolar” en que habrá colegios y centros de elite para alumnado brillante y el resto a centros de “segunda” con menos recursos y menos medios. Resultado: estamos cambiando de país; o mejor, nos están cambiando el tipo de país en el que vivíamos. No son recortes, es ideología.

Para terminar, unas respuestas rápidas a preguntas de un solo concepto. ¿Prestige?

Desastre

Mar Barcón¿Rajoy?

Incapaz

¿Rubalcaba?

Cansancio

¿Feijóo?

Hueco

¿Merkel?

Fracaso

¿Cidade da Cultura?

Fracaso doble

¿PEMEX?

¿Quién?

¿Rescate?

Rescates (2)

¿República?

¡Tercera!

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.