La lista de la compra de Google

Google sigue a lo suyo. Mientras Facebook presenta sus novedades en el f8, la empresa de Mountain View sigue extendiendo sus tentáculos. La última adquisición es Agnilux, una empresa californiana sobre la que, según asgura ElPaís.com, «existe escasa información». El diario madrileño dice que, según The New York Times:

[Agnilinux] trabajaría en el desarrollo de servidores. Esta compañía fue fundada por antiguos empleados de PA Semi, un fabricante de semiconductores que Apple compró en 2008 por 278 millones de dólares. PA Semi está en el origen del microprocesdor del iPad.

Tal vez esta adquisición esté detrás de la tablet que, supuestamente, están desarrollando en Google para competir con el iPad. Seguro que comprando PA Semi, tienen mucho camino andado.

Siempre según ElPaís.com, la otra compra, todavía no ofcial pero adelantada por Bloomberg, sería la de ITA Software, empresa que se dedica al desarrollo de herramientas que comparan las ofertas de las compañías aéreas.

Y, como cada año, siempre está el rumor de la compra de Twitter…

Adobe deja a Apple por Android

Justo unos días después de que Gizmodo descubriese el rumoreado y ultrasecreto iPhone 4G gracias a que uno de sus lectores se lo encontró en un bar, llega Adobe y anuncia que ya no hará aplicaciones para el teléfono de Apple. Y no sólo eso, además, se va con sus maletas (llenas de vídeos y juegos en flash) para pedir asilo en la casa del mayor rival de Steve Jobs en este momento: Google.

Ya que no pueden competir con el glamour de los productos de Cupertino, tal vez el soporte de flash sea un aliciente para que muchos usuarios se pasen a Android.

Personalmente, me parece bien la obcecación de Apple en apostar por el HTML5 en lugar de por flash. Todos los navegadores soportan el nuevo lenguaje… salvo los Internet Explorer de Microsoft. Se espera por el IE9, pero no llegará hasta 2011, si tenemos en cuenta el tiempo de transición de un navegador a otro, vayamos mirando hacia 2012. Mientras tanto, entre el 60 y el 65% de los usuarios dejarían de ver dichas páginas correctamente.

«Sinceramente, no me apena que muera un fascista»

Como ya todo el mundo sabe a estas alturas, ha muerto Juan Antonio Samaranch. En general todo son lamentaciones públicas, ditirambos (como dice @ikaitor) y pésames a la familia. Pero me llamó la atención un comentario leído en Twitter que decía: «Sinceramente, no me apena que muera un fascista».

No digo yo que todo el mundo tenga que adorar al difunto y convertirlo en objeto de homenajes y fastos tan desmesurados como tardíos. Incluso me parecería normal que alguien dijese: «Sinceramente, no me apena que muera un señor de 89 años». Pero por fascista… no lo acabo de ver. Tan fascista como Samaranch era el idolatrado Adolfo Suárez, padre de nuestra democracia, o Íñigo Cavero y Manuel Fraga, padres de la Constitución. Casi todo el mundo que tuvo algo que ver con la política y la economía en la época del franquismo tuvo que ver con Falange.

De las dos vías que había en España para triunfar, la oficial y la subrepticia, Samaranch, al igual que Suárez, eligió la fácil. Eran otros tiempos y la oposición se pagaba con el ostracismo, el exilio o la prisión.

Levantando el vuelo

Como si fuese a despegar, ahora ando enfilando la pista de despegue y cogiendo algo de carrerilla. Vamos, que ando ajustando cosillas y probando plugins y widgets. Como podéis imaginar, me lleva más tiempo del que me gustaría.

Dicho esto, ruego paciencia, comprensión y sugerencias.

La Agrupación Abuelas de Plaza de Mayo optará al Nobel de la Paz

Gracias a un RT de Rosa (aprovecho para recomendar que la sigáis en su blog y en su twitter), me entero de que la Agrupación Abuelas de Plaza de Mayo ha sido seleccionada para aspirar al Nobel de la Paz. El impulsor de la iniciativa ha sido el senador porteño Daniel Fernando Filmus que destacó que Abuelas, «como organización dio un ejemplo, no solo de recuperación de la memoria, sino de cómo buscar un futuro mejor para todos».

En caso de que se lo den (habrá que ver el resto de los candidatos), revitalizaría y devolvería el prestigio a un premio que perdió gran parte de su credibilidad cuando se le concedió a Obama en 2009.

Anónimo con nombre

Aunque sea una contradicción en sí mismo, el nombre del blog tiene su justificación.

El periodismo está instalado en la desidia lingüística. Se usan las palabras que nos suenan que pueden ir en un lugar sin pararnos a pensar si son correctas o no. «Nominar» o «ignorar» son dos de ellas que pasaron el cada vez menos estrecho tamiz de la RAE. Muchas son calcos del inglés, como los dos ejemplos citados. Otras, son interpretaciones erróneas de la definición, como el caso de la violencia de «género» (ya hablaré otro día de ésta), que, por lo menos, demuestran un cierto conocimiento. Y, por último, están las que hacen ver que quien habla no sabe lo que dice.

En esta última categoría entra la palabra «anónimo». El significado estricto es «sin nombre», pero el que se le está dando en los medios de comunicación (en todos, no se me excusen) es el de «persona no famosa». Así, en laSexta tienen un programa de reportajes periodísticos, del estilo de Mi cámara y yo, llamado Vidas anónimas que consiste en contar la vida de gente normal y corriente que, pese a no ser famosos, tienen nombres. E incluso apellidos.

Presentación

Primer post de este blog.

Lo primero que debo decir es que no hay una línea editorial ni nada que se le parezca. Mi intención es hablar de todo un poco: tecnología, literatura, internet, deporte… de cualquier cosa. Incluso de religión e historia. Y, sí, también habrá alguna que otra frikada. Hasta puede que, de vez en cuando, se cuele algo personal, aunque lo veo poco probable.

Pues eso, ahora, a ver lo que dura.