Levantando el vuelo

Como si fuese a despegar, ahora ando enfilando la pista de despegue y cogiendo algo de carrerilla. Vamos, que ando ajustando cosillas y probando plugins y widgets. Como podéis imaginar, me lleva más tiempo del que me gustaría.

Dicho esto, ruego paciencia, comprensión y sugerencias.

La Agrupación Abuelas de Plaza de Mayo optará al Nobel de la Paz

Gracias a un RT de Rosa (aprovecho para recomendar que la sigáis en su blog y en su twitter), me entero de que la Agrupación Abuelas de Plaza de Mayo ha sido seleccionada para aspirar al Nobel de la Paz. El impulsor de la iniciativa ha sido el senador porteño Daniel Fernando Filmus que destacó que Abuelas, «como organización dio un ejemplo, no solo de recuperación de la memoria, sino de cómo buscar un futuro mejor para todos».

En caso de que se lo den (habrá que ver el resto de los candidatos), revitalizaría y devolvería el prestigio a un premio que perdió gran parte de su credibilidad cuando se le concedió a Obama en 2009.

Anónimo con nombre

Aunque sea una contradicción en sí mismo, el nombre del blog tiene su justificación.

El periodismo está instalado en la desidia lingüística. Se usan las palabras que nos suenan que pueden ir en un lugar sin pararnos a pensar si son correctas o no. «Nominar» o «ignorar» son dos de ellas que pasaron el cada vez menos estrecho tamiz de la RAE. Muchas son calcos del inglés, como los dos ejemplos citados. Otras, son interpretaciones erróneas de la definición, como el caso de la violencia de «género» (ya hablaré otro día de ésta), que, por lo menos, demuestran un cierto conocimiento. Y, por último, están las que hacen ver que quien habla no sabe lo que dice.

En esta última categoría entra la palabra «anónimo». El significado estricto es «sin nombre», pero el que se le está dando en los medios de comunicación (en todos, no se me excusen) es el de «persona no famosa». Así, en laSexta tienen un programa de reportajes periodísticos, del estilo de Mi cámara y yo, llamado Vidas anónimas que consiste en contar la vida de gente normal y corriente que, pese a no ser famosos, tienen nombres. E incluso apellidos.

Presentación

Primer post de este blog.

Lo primero que debo decir es que no hay una línea editorial ni nada que se le parezca. Mi intención es hablar de todo un poco: tecnología, literatura, internet, deporte… de cualquier cosa. Incluso de religión e historia. Y, sí, también habrá alguna que otra frikada. Hasta puede que, de vez en cuando, se cuele algo personal, aunque lo veo poco probable.

Pues eso, ahora, a ver lo que dura.

A %d blogueros les gusta esto: